{Casi} nada

No he escrito casi nada por tres días. Bueno, aunque en gran parte del tiempo he estado en el trabajo o arreglando mi nuevo cuarto, también tuve bastantes oportunidades de hacer algo más, sí, útil o enriquecedor, como escribir, leer mucho o retomar un instrumento.

Pero no lo hice.

Jugué videojuegos; descargué videojuegos; o nada de nada. Sí, sí leí con mi Kindle, le seguí a ese libro titulado La biblia de los caídos, o algo así, y fíjate que no está mal, creí que sería una literatura sosa y cursi, pero no, está bien su escritura, entretenida y regular, para pasar el tiempo y aprender sobre el género de Fantasía en los escritores hispanos.

¿Y qué más? Comí y cené lengua entomatada muy rica.

También estoy consciente de que me he alejado más de las personas, creo que porque tengo ese afán de caer mal involuntariamente, o incomodar, y no quiero que esto pazca más. Nel pastel. Fracaso mucho entre mi profesiones —y sueños— y relaciones sociales. Necesito reflexionar esto. Necesito mejorar, cambiar.

Quiero ser feliz.