A donde sea que vaya, siempre un grupo élite de mentes brillantes me sonreirán a lo lejos, un poco arriba, y no pasarán la soga a mí, ni a nadie, para alcanzarlos.

Justamente cuando me siento contento y tenaz, es cuando cometo los peores errores; y le siguen otros, muchos otros, pero menores.