Escritura y bichos raros

Me pregunto si tengo razón en ésto.

Siempre pienso que la gente se siente incómoda a mi lado por algún u otro detalle, puede que por mi personalidad, por algo bobo o molesto que dije, o por algo que hice, y yo ni en cuenta de sus consecuencias. Por eso prefiero alejarme, que sean felices y yo también seré feliz por mi parte, aunque en ciertos momentos me pueda sentir solo, rechazado e inútil.

Sigue leyendo

{Casi} nada

No he escrito casi nada por tres días. Bueno, aunque en gran parte del tiempo he estado en el trabajo o arreglando mi nuevo cuarto, también tuve bastantes oportunidades de hacer algo más, sí, útil o enriquecedor, como escribir, leer mucho o retomar un instrumento.

Sigue leyendo

Los señores de las letras —y sus categorías

Por mi parte no tengo que hablar de dones extraordinarios, tampoco de periplos que me llevaron a la Gran Europa o a la Antigua y Atiborrada Asia.

Nope, nopales.

Pero bueno.

Sigue leyendo

Fukushima a las rocas

¡Puf!

Ya son tantos años. Tanto Fukyshima y yo llevamos desbaratados desde el 2011. Un año muy bueno, y malo. 2012 fue peor, aunque desde ’11 las males comenzaron.

Ya son casi 9 años.

9 otoños.

9 inviernos.

9 primaveras.

8 veranos.

De la chingada.

Sigue leyendo

De felicitaciones a conmemoraciones

felicitar

  1. tr. Manifestar a una persona la satisfacción que se experimenta con motivo de algún suceso favorable para ella. También prnl.:
    el entrenador se felicitó por el resultado obtenido en el partido.
  2. Expresar el deseo de que una persona sea feliz:
    felicitaron a los novios.
  • congratular, cumplimentar, agasajar, saludar, brindar, aplaudir, alabar, elogiar, aprobar

conmemorar

  1. tr. Recordar públicamente un personaje o acontecimiento:
    conmemorar una victoria.
  • celebrar, rememorar, evocar, memorar, recordar, festejar, solemnizar

— WordReference, Online Language Dictionaries

Quisiera entender por qué el humano no genera automáticamente un químico que dé como resultado «la empatía» o un sereno «respeto» y «acuerdo» entre interlocutores,  es todo cae en anatemos y berrinches, como si fuera innato el conflicto interno y externo en el homo sapiens sapiens, como si el caos, violencia y la división fueran parte de una  excéntrica trinidad divina, sólo véanse las palabras que se han creado a través de estos avatares que de vez en cuando cambian de máscara: empecemos con el racismo,  luego le siguen el clacismo, machismo, patriarcalismo, colonialismo, chauvinismo; violencia de género, violencia doméstica, violencia por violencia; violación sexual, acoso sexual;  homicidio, feminicidio; tiranía, totalitarismo, fascismo; y demás tipos lexicales que nos tienen hasta «la madre» como especie.

Sigue leyendo

La crisis del lector: una nimiedad para unos, una catástrofe para otros

No he leído ni un solo libro desde hace meses. No escribía, si bien ahora sí, de todos modos no leo libros. Esos, libros, cuadrados, rectangulares; esos objetos de papel, piel, gamuza, cartón o plástico. Esos. Libros. Nada.

En lo que sí me he enfocado es leer periódicos en línea, como también vídeos documentales sobre política, y un que otro de historia. No más. Eso sí, me como vídeo juegos de a montón, algunas películas y mucha comida. Por eso estoy a dieta, tampoco me olvido del ejercicio, aunque con éste me falta ser más duro para perder más calorías.

Sigue leyendo

¡Ay, mi chancla!

Llevo tanto, pero tanto tiempo sin escribir. Ayer, con un ansia terrible, volví frotar el teclado con las yemas de mis dedos. Fue un momento muy breve. Demasiado breve. Necesitaba más de eso, aún cuando mis pensamientos chingaban y chingaban con “No no, ¿qué haces? Pierdes el tiempo, el tiempo preciado; escribir… ¿Para ser escritor? Pierdes el tiempo, pelado”; y con este pensamiento ficticio en el que resumo todo el caos mental que tuve, cree otra página de WordPress y aquí estoy, pero con otro enfoque:

Desahogarme.

Sigue leyendo

Aquí me desahogo

Pues, ¿qué digo? Ah, sí. He creado esta página para uncluir un campito en el que pueda explayarme y no sentirme constipado entre sentimientos e ideas. Es difícil también mantener una libreta que un perro chucho, tu sobrino, o el viento se lo lleve y rompa, o se coma, mis letras.

Ahí si gustan leer mis ficciones y no-ficciones, les comparto los dos blogs en los que administro y colaboro, porque les advierto que aquí me verán hablando como doña viuda de pueblo que no sabe más que el mitote y rezar cada madrugada.

Saludos y que sean muy felices  🤟🏼

╰( ͡° ͜ʖ ͡° )つ──☆*:・゚

Kentucky Fried Lit

Ars Nebulae